lunes, 12 de agosto de 2013

La montaña de arena

Aproveché un día de vacaciones suelto en la oficina para darle el segundo estreno algo más montañero a mis luna sandals. Para ello elegí el Trevenque, una simbólica montaña de Sierra Nevada, de 2079 metros de altura y con una silueta muy reconocida y peculiar.

Como acostumbran...., las luna mono se portaron fenomenal, aunque he de reconocer que llegando a la cima, en los últimos metros más escarpados, eché un poco en falta algo más de agarre. Pero es que esta montaña es conocida por lo empinado de sus últimas rampas y lo descompuesto del terreno.

Buen esfuerzo bajo un calor asfixiante y soledad absoluta en toda la ruta desde la fuente del Hervidero, solo interrumpida por un macho de cabra montes que descansaba imponente en los "riscos" de cima.

En general estoy muy contento por como estoy corriendo ahora. Veo por delante muchísimo margen de mejora y creo que voy por el buen camino habiendo adoptado una serie de decisiones sobre los entrenamientos, ....., de estas cosas que sabes que tienes que cambiar pero nunca encuentras la coyuntura apropiada para hacerlo.

Seguimos progresando........................












No hay comentarios:

Publicar un comentario